HIROSHIGE Y SU ÉPOCA

Comentarios acerca de la

XIII Semana Cultural Japonesa en la Universidad de Zaragoza

Entre los días 28 de abril y 7 de mayo de 2014 se ha celebrado en el Salón de Actos de la Biblioteca de Humanidades de la Universidad de Zaragoza, la XIII Semana Cultural Japonesa, en esta convocatoria dedicada a Hiroshige y su época.

            Han pasado unos cuantos años desde que en un Congreso sobre el Japón contemporáneo, también en Zaragoza, en su Universidad y en la misma Biblioteca de Humanidades María Moliner, tuve la oportunidad de conocer tanto a la doctora Elena Barlés como al doctor David Almazán, ambos entregados profesores a la causa de la Cultura Japonesa desde el Departamento de Historia del Arte.

            Decía que han pasado unos cuantos años y ellos siguen manteniendo ese entusiasmo que les caracteriza y que contagia a los que asistimos a las jornadas que organizan. Sigue en ellos la misma fuerza, aunque ahora multiplicada, porque aquellos que hacen de su trabajo vocación no se menguan ante las dificultades. El año 2008 fue de generosidad económica; era el tiempo de la Exposición Internacional en Zaragoza. Ahora las arcas de aquellos que tendrían que velar por mantener la cultura de su pueblo y no por llenar sus papos de monedas, dicen que están vacías, y a los altos gerifaltes europeos más les interesa que España siga siendo un país de panderetas y piernas abiertas para calmar las ansias turísticas de sus acomodados ciudadanos afanosos de sol, paella y borrachera.

            Bueno, me he vuelto a perder, porque no es ahora el momento de todo esto, o quizá sí. No he podido asistir a todas las conferencias. Soy profesor de Instituto, y me honro de ello, aunque, al parecer, este tipo de congresos que tanto enriquecerían nuestra actividad docente, son una manifestación más, para la autoridad que así lo marca, de nuestra vagancia, manifiesta en el absentismo (vaya, otra vez).

            Con todo y con ello, aquello que he visto y he escuchado me ha parecido tan interesante que aquí van estos comentarios.

            A lo largo de la XIII Semana Cultural Japonesa se ha hablado de Hiroshige, que vivió entre 1826 y 1858, y su época, la cual podría definirse como un fragmento de la era Edo (1615-1868). La paz de los Tokugawa y su férreo Bakufu hace que la clase burguesa de las ciudades pueda prosperar y con ello una nueva estética y unas nuevas manifestaciones artísticas. Desde luego que se promulgan numerosas leyes de austeridad, pero los comerciantes enriquecidos y los samuráis que han tenido la fortuna de pertenecer a los clanes aliados con los vencedores disponen de dinero contante y sonante y así surge ese mundo flotante, ukiyo, del barrio de Yoshiwara en Edo (Tokio). Casas de juego, de prostitución, de geishas, de espectáculos, especialmente de Kabuki, la manifestación teatral por antonomasia de esta época, y de los grabados Ukiyo-e: mujeres hermosas, vistas espectaculares, erotismo desinhibido cuando no pornográfico, cinismo, parodias… Ahí están Hokusai, Sharaku e Hiroshige.

Hiroshige_037

En algunos de sus grabados también se muestra el mundo de los niños; es por esta época cuando comienza a desarrollarse con mucho más empuje esa costumbre de representar una corte imperial jerarquizada mediante hermosas muñecas. Durante la conferencia de la Dra. Muriel Gómez pude recordar y comprender mucho mejor una de las películas de Akira Kurosawa que más me impresionó en su momento, Sueños (con dos maravillosos episodios, uno de los cuales enlaza directamente con algunos aspectos de la exposición).

Hinadolls

El periodo Edo también apreció una manifestación entre deportiva, épica y mitológica como es el Sumô, explicado por el Dr. Jaime Esain, en una tarde combativa, pues siguió con la exposición del Dr. Fernando Ángel Beltrán sobre las “Artes Marciales basadas en la espada japonesa”: el Iaido, el Kendo y el Iaijutsu, sus palabras estuvieron acompañadas por la muestra de las armas y equipo que en la actualidad se utilizan para tales disciplinas.

Japonaiserie--Plum-tree-in-Bloom-after-Hiroshige-1887

Sumamente interesante fue también la conferencia de la Dra. Pilar Cabañas; analizó la “influencia de Hiroshige en el arte occidental”, explicada con ejemplos claros: Van Gogh, Manet, Monet, Alexandre de Riquer, Whistler. Técnicos que parecen surgir de la experimentación desde la contemplación de los mencionados pintores y que, sin embargo, están relacionadas plenamente con las estampas japonesas que llegaron desde finales del siglo XIX a Europa.

            Y, finalmente, como es habitual en estas jornadas, una magnífica presentación al ciclo “El Japón del periodo Edo a través del cine” por D. Javier Calvo de la Universidad de Zaragoza. El periodo Edo ha sido uno de los más representados en la cinematografía japonesa; recordemos, como hizo el conferenciante, las películas de samuráis que se desarrollan en esta época, de manera muy especial la trilogía samurái de Yôji Yamada; a mí me gusta recordar de una manera especial Akahige (Barbarroja) de Akira Kurosawa.

akahige-(1965)-large-picture

En el ciclo se proyectaron dos filmes. El primero de ellos Humanidad y globos de papel (Ninjo Kami Fusen, 1937) de Sadao Yamanaka. en ella se representan dos principios estéticos de la cultura japonesa, el mono-no-aware, esa tristeza omnipresente en la narrativa, sea cual sea el vehículo utilizado (literatura, pintura, música o cine) y otro, más característico del periodo Edo como es el Tsû, ejemplificado en ese peluquero que decide aprovechar el tiempo disfrutándolo al máximo y aceptando su destino con un estoicismo equivalente al del samurái y su esposa. La otra película fue Sharaku, de Masahiro Shinoda (1995), en ella se relatan algunos episodios de ese misterio que es el autor de unos grabados de carácter tan naturalista que más bien parecen satíricos. La proyección de este filme fue un broche elegante y didáctico para las jornadas, pues en el filme se observan claramente representados todos los principios y realidades que fueron expuestos en las jornadas anteriores.

            Siento no poder decir nada del resto de las conferencias, aquellas que fueron en sesión matutina, pero invitado está quien quiera enriquecer con su comentario estas palabras; la falta no significa desconfianza, pues estoy seguro de que fueron tan ilustrativas como las aquí reseñadas.

            Vuelvo a dar las gracias tanto a Elena Barlés como a David Almazán por ese bien hacer en su profesión.

Anuncios

Acerca de lamansiondelgaviero

Escritor y amante de la literatura. Obras publicadas en kindle: "Realismo mágico y soledad, la narrativa de Haruki Murakami", "Castillos entre niebla", "Amadís de Gaula, adaptación", "El tiempo en el rostro, un libro de poesía", Álvaro Mutis, poesía y aventura"; y, mi última publicación: "Edición y estudio de Visto y Soñado de Luis Valera".
Esta entrada fue publicada en Eventos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s