La estatua de Sebastián de Benalcázar

Estatua_de_Benalcázar

Estatua de Sebastián de Benalcázar en Quito.

Hoy, mi corazón es tan de hierro como la piel o armadura que me cubre. Vine de una tierra lejana, buscando las maravillas que había leído en el libro de Amadís de Gaula. Busqué palacios, amazonas, tesoros y magos. Ante mis ojos se abrió la maravilla de un camino de volcanes, hielo en las cumbres, selvas sin senderos, páramos y ríos. Busqué la magia, me sentí libre y todo lo rompió mi crueldad. Todo es nada, destruí una ciudad y construí otra. Mi casa de sillares; piedras y huesos en el pavimento. No encontré la paz, pues vine con la espada. Y hoy, todo es nada con el frío que siento cada noche desde este pedestal.

Escudo_de_Sebastián_de_Benalcázar

Anuncios

Acerca de lamansiondelgaviero

Escritor y amante de la literatura. Obras publicadas en kindle: "Realismo mágico y soledad, la narrativa de Haruki Murakami", "Castillos entre niebla", "Amadís de Gaula, adaptación", "El tiempo en el rostro, un libro de poesía", Álvaro Mutis, poesía y aventura", "Edición y estudio de Visto y Soñado de Luis Valera" y mis últimas publicaciones "Tratado de la Reintegración. Martines de Pasqually. Traducción de Hugo de Roccanera" y "El Tarot de los Iluminadores de la Edad Media. Traducción de Hugo de Roccanera".
Esta entrada fue publicada en Ficción y poesía y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s