Un poema (El tiempo en el rostro)

Siempre Córdoba me regala algo.

Hoy aroma de naranjas
que caen y cubren empedrado suelo.

Y un sol, medio oculto por las nubes,
el perfil del alminar dibuja.

Sentado
a los pies de este pilar,
me transformo en aire y sol.

Tres puertas quedan abiertas.

Fuera, una mujer aguarda
con la lluvia.

Desaparece el pensamiento.

Todo es silencio o cantar del pájaro solitario.

Siempre Córdoba me regala algo.

Hoy el aroma de naranjas.

Antonio Joaquín González
(El tiempo en el rostro)Naranja-abierta-y-flor-de-azahar-Rafael-Romero-Barros

Acerca de lamansiondelgaviero

Escritor y amante de la literatura. Obras publicadas en kindle: "Realismo mágico y soledad, la narrativa de Haruki Murakami", "Castillos entre niebla", "Amadís de Gaula, adaptación", "El tiempo en el rostro, un libro de poesía", Álvaro Mutis, poesía y aventura", "Edición y estudio de Visto y Soñado de Luis Valera" y mis últimas publicaciones "Tratado de la Reintegración. Martines de Pasqually. Traducción de Hugo de Roccanera", "El Tarot de los Iluminadores de la Edad Media. Traducción de Hugo de Roccanera", La gran conquista de ultramar, versión modernizada en cuatro volúmenes.
Esta entrada fue publicada en Ficción y poesía y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s