Un poema (El tiempo en el rostro)

Siempre Córdoba me regala algo.

Hoy aroma de naranjas
que caen y cubren empedrado suelo.

Y un sol, medio oculto por las nubes,
el perfil del alminar dibuja.

Sentado
a los pies de este pilar,
me transformo en aire y sol.

Tres puertas quedan abiertas.

Fuera, una mujer aguarda
con la lluvia.

Desaparece el pensamiento.

Todo es silencio o cantar del pájaro solitario.

Siempre Córdoba me regala algo.

Hoy el aroma de naranjas.

Antonio Joaquín González
(El tiempo en el rostro)Naranja-abierta-y-flor-de-azahar-Rafael-Romero-Barros

Anuncios

Acerca de lamansiondelgaviero

Escritor y amante de la literatura. Obras publicadas en kindle: "Realismo mágico y soledad, la narrativa de Haruki Murakami", "Castillos entre niebla", "Amadís de Gaula, adaptación", "El tiempo en el rostro, un libro de poesía", Álvaro Mutis, poesía y aventura"; y, mi última publicación: "Edición y estudio de Visto y Soñado de Luis Valera".
Esta entrada fue publicada en Ficción y poesía y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s