Cayo Aelio Galo en la Arabia Feliz (Año 25 a.C.)

Este calor sofocante.

Mis soldados han muerto. Dos legiones
perdidas en la inmensidad del desierto;
sus bruñidas armaduras,
las que lucían al salir de Egipto,
marcaron, como mojones, un camino.

La misma vía que lleva a la destrucción.

Yo quedo, solo.

Un oasis parece mi salvación,
pero simplemente prolonga mi agonía.

Augusto deseaba desde Roma
el incienso, el oro y la belleza
de Balkis, la reina de Saba,
cantada por Salomón, rey de judíos.

Tomamos al asalto Asca, Athrula;
fuimos derrotados por el sol
ante las murallas de Ma’rib.

Nómada, si encuentras mis palabras de sangre,
llévalas junto con mi espada,
ante Roma, ella te dará recompensa.

Era imposible.

Ciudadano romano soy,
muero en la arena.

Antonio Joaquín González
(El tiempo en el rostro)cesar-augusto-museo-del-teatro-romano-zaragoza

Anuncios

Acerca de lamansiondelgaviero

Escritor y amante de la literatura. Obras publicadas en kindle: "Realismo mágico y soledad, la narrativa de Haruki Murakami", "Castillos entre niebla", "Amadís de Gaula, adaptación", "El tiempo en el rostro, un libro de poesía", Álvaro Mutis, poesía y aventura"; y, mi última publicación: "Edición y estudio de Visto y Soñado de Luis Valera".
Esta entrada fue publicada en Ficción y poesía y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s