Un poema en mi blog

Limpió de barro su rostro
y le pareció un ángel.

Calmó sus dolores con bálsamo
y miró su cuerpo.

No era amor lo que sentía
sino deseo.

Dejó caer su brial
y, desnuda, se tendió a su lado.

Fueron sus caricias la calma.

Nada, sino sus labios, había para él.

Se movían sus manos, con sabiduría de siglos.

Rozaban sus senos el herido pecho.

Y en la noche todo era silencio.

El ardor de las llagas,
el temblar por la fiebre como hielo
fueron fuego de pasión.

Desapareció el tiempo.

Nada importaba.

Cuando cicatrizasen sus heridas,
el caballero seguiría su camino.

Antonio Joaquín González
(El tiempo en el rostro).Chartlon-Heston-El-Cid.

Anuncios

Acerca de lamansiondelgaviero

Escritor y amante de la literatura. Obras publicadas en kindle: "Realismo mágico y soledad, la narrativa de Haruki Murakami", "Castillos entre niebla", "Amadís de Gaula, adaptación", "El tiempo en el rostro, un libro de poesía", Álvaro Mutis, poesía y aventura", "Edición y estudio de Visto y Soñado de Luis Valera" y mis últimas publicaciones "Tratado de la Reintegración. Martines de Pasqually. Traducción de Hugo de Roccanera" y "El Tarot de los Iluminadores de la Edad Media. Traducción de Hugo de Roccanera".
Esta entrada fue publicada en Ficción y poesía y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s