Ulises, sin sospecharlo, va a encontrarse con Circe

Aida-en-madera-Pastelería-Fantova-ZaragozaFue la guerra.

Cuando cayeron las murallas de Ilión,
cuando se apagaron las brasas de lo que fue Troya.

Fue entonces.

Ulises pensó en regresar a su hogar.

Pero, poco a poco, más lejana le parecía Ítaca.
Perdido, en la oscuridad de una carretera,
sin tráfico que le acompañase,
sólo silencio y rugir del motor,
solo al volante, como timón.

Y los vientos llevaron su nave
hacia unos ojos como de Atenea,
parpadeante neón de multicolor.

Y, allí, como una Epifanía
se encontró con la negra flor.

Circe, que había mudado de piel,
apenas cubierta de transparente seda.

Antonio Joaquín González
(El tiempo en el rostro)La-Odisea

Anuncios

Acerca de lamansiondelgaviero

Escritor y amante de la literatura. Obras publicadas en kindle: "Realismo mágico y soledad, la narrativa de Haruki Murakami", "Castillos entre niebla", "Amadís de Gaula, adaptación", "El tiempo en el rostro, un libro de poesía", Álvaro Mutis, poesía y aventura"; y, mi última publicación: "Edición y estudio de Visto y Soñado de Luis Valera".
Esta entrada fue publicada en Ficción y poesía y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s