CUENTOS DE TERRAMAR

Japón, 2006.
Dirección. Gorô Miyazaki. Estudio Ghibli.
Producción. Toshio Suzuki y Tomihiko Ishii.
Música. Tamiya Terashima.
Guión. Gorô Miyazaki y Keiko Niwa.
Basado en el relato de Ursula K. Le Guin La costa más lejana.
Composición de la canción final: Akino Arai y Hisaaki Hogari.
Intérprete de la canción Aoi Teshima.
Participación en la música de Carlos Núñez.
Distribuida por Tôhô.

Sinopsis.

En el reino de Terramar comienzan a suceder una serie de hechos que anuncian un cambio en el mundo. Los magos pierden sus poderes, los dragones luchan entre ellos en un cielo de tormenta, las epidemias atacan tanto a hombres como a animales, y los campesinos abandonan sus tierras. La situación es tan preocupante que el rey se reúne con su consejo para intentar solucionar todo aquello.

Poco después, mientras el rey camina por un solitario pasillo siente una amenaza desde las estatuas. De entre dos pedestales surge el príncipe Arren que se abalanza hacia su padre con un cuchillo en las manos, le da muerte, coge su espada mágica y huye al desierto donde será atacado por famélicos lobos. Está a punto de ser devorado cuando un misterioso peregrino detiene a los animales. La mirada de Arren pasa del deseo de morir a la ira, pero acepta acompañar al extraño viajero, el cual dice llamarse Gavilán. Es un mago, en realidad es el Archimago, que ha abandonado sus dominios para investigar las causas por las cuales la luz, que es la manifestación del equilibrio del mundo, está perdiendo su fuerza.

Arren es conducido por Gavilán hasta la ciudad de Hort, en la cual las gentes viven hacinadas, donde los magos han perdido sus poderes, los seres humanos son esclavizados como animales e inmundos traficantes hacen que las personas comiencen a tomar una sustancia con la cual olvidan su tristeza de vivir, pero, a la vez, poco a poco van perdiendo su alma.

Arren consigue salvar a una arisca muchacha que está a punto de ser secuestrada por los soldados; poco después él será el capturado. Gavilán lo rescata y ambos se dirigen a la casa de una mujer hechicera, Tenar, con la cual vive Therru, la muchacha a la que liberó Arren. En ese momento va a comenzar el enfrentamiento de Arren a las fuerzas oscuras que quieren dominar el mundo.

Hubo un tiempo muy muy lejano para cada una de las culturas que habitaban esta tierra en el cual el mundo era de héroes que se enfrentaban a las tinieblas. En cada momento ese mundo de la épica mostraba unas determinadas características que eran las que posteriormente funcionaban como arquetipo para el desarrollo personal de los miembros en una civilización concreta. También el siglo XXI necesita de su épica, que obligatoriamente ha de ir encaminada hacia el espíritu, hacia el equilibrio de una luz que intenta ser cegada por la masa oscura. Tantos son los casos en los que podemos encontrar esa épica interior que pretende guiar el proceso de alumbramiento del héroe (y léase aquí esta palabra en el sentido general que engloba tanto a mujeres como a hombres). El nacimiento de la expresión contemporánea del combate entre la luz y la oscuridad está perfectamente expresado en una joya cinematográfica cual es La guerra de las galaxias.

Muchas veces, la épica trasciende el arquetípico enfrentamiento entre seres sobrehumanos y se expresa en la lucha interior que toda persona sufre para, cada vez, ser más fuerte. Las películas japonesas de dibujos animados han utilizado, siguen utilizando, este tipo de argumentos. Ahí están Mazinger Z (en el cual habría que buscar ciertas similitudes con Cuentos de Terramar, sobre todo en la androginia del mal representada en Lord Cob), Los caballeros del Zodíaco, El viaje de Chihiro, que es un maravilloso viaje de engrandecimiento del alma, como lo es Niki la Bruja (ambas obras producidas por Ghibli).

El mundo épico no puede ser racialmente puro, por fortuna nada lo es. Así lo experimentaron autores como C.S. Lewis o J.R.R. Tolkien. Por ello, el campo de batalla entre las fuerzas de la luz y la oscuridad en Cuentos de Terramar se enriquece con una decoración bizantina, pero a la vez expresa la valentía con la música celta magníficamente interpretada, como es habitual, por Carlos Núñez, y sus protagonistas montan en llamas andinas. Así la heroificación adapta lo mejor de esta era global que nos ha tocado vivir.

Hay un empeño en afirmar que “la magia es pura mentira y aire” en un mundo en el que la luz se va apagando. Pero la superación de la ira, la tristeza y el remordimiento está en las palabras de la maga Therru o Tehanu: “odio a todo aquel que no es capaz de valorar la vida” porque esto es lo más importante que tenemos, ya que tiene un final. Este es el mensaje que atraviesa el corazón, como esa canción que interpreta Therru y que cierra el filme.

La Creación de Ea es la base de la educación en el Archipiélago. A los seis o siete años, todos los niños han escuchado el poema y muchos han comenzado a memorizarlo. Un adulto que no se lo sabe de memoria, de manera que pueda recitarlo o cantarlo con otros y enseñárselo a los niños, es considerado alguien enormemente ignorante. Se enseña en el invierno y en la primavera, y se recita y se canta todos los años en la Larga Danza, la celebración del solsticio de verano.

Al principio de Un mago de Terramar se encuentra el siguiente trozo:

Sólo en el silencio la palabra,
sólo en la oscuridad la luz,
sólo en la muerte la vida;
el vuelo del halcón brilla
en el cielo vacío.

El comienzo de la primera estrofa se cita en Tehanu:

La creación y la destrucción,
el fin y el comienzo,
¿quién podría distinguirlos con certeza?
Lo que conocemos es la puerta que los separa,
por la que entramos al marcharnos.
Regresando sin cesar entre todos los seres,
el anciano, el Portero, Segoy…

y el último verso de la estrofa:

Entonces desde la espuma surgió
resplandeciente Ea.

Cuentos de Terramar. Ursula K. Le Guin.

Acerca de lamansiondelgaviero

Escritor y amante de la literatura. Obras publicadas en kindle: "Realismo mágico y soledad, la narrativa de Haruki Murakami", "Castillos entre niebla", "Amadís de Gaula, adaptación", "El tiempo en el rostro, un libro de poesía", Álvaro Mutis, poesía y aventura", "Edición y estudio de Visto y Soñado de Luis Valera" y mis últimas publicaciones "Tratado de la Reintegración. Martines de Pasqually. Traducción de Hugo de Roccanera" y "El Tarot de los Iluminadores de la Edad Media. Traducción de Hugo de Roccanera".
Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s