Amadís de Gaula

 

Amadís_de_Gaula_Adaptación_Antonio_Joaquín_GonzálezEl ejemplar más antiguo conservado del Amadís de Gaula, tal y como lo recogió y reelaboró Garci Rodríguez de Montalvo, salió de la imprenta zaragozana de Jorge Cocci el 30 de octubre de 1508, fecha memorable para la historia de la literatura porque, sin duda, es un primer paso hacia el desarrollo de la narrativa tal y como la entendemos en la actualidad. Quizá en nuestra época, esta obra no esté tan viva como desearíamos, pero sigue promoviendo investigaciones que muestran lo inagotable de su caudal. Quizá sea una ilusión pretender que ávidos lectores recorran los caminos de la aventura que Amadís de Gaula y los caballeros de la corte del rey Lisuarte abrieron hace más de quinientos años. Otros son ahora los intereses de aquellos que están más llamados por su edad al mundo de la maravilla y del peligro. Ahí están los volúmenes, tan gruesos como el Amadís, de las aventuras de Aragorn y los rohirrim en El Señor de los Anillos, y las recogidas en las Crónicas de Narnia. En sus páginas, algunos jóvenes del siglo XXI buscan las experiencias que en otras encontró, hace cuatrocientos años, el mejor lector que vieron los siglos: el hidalgo Alonso Quijano. Su amor por el mundo de la literatura le llevó a cambiar su nombre por el de don Quijote de La Mancha, para emular así a aquellos caballeros tan libres que cuando llegaban a la bifurcación de un camino no estaban obligados a elegir la dirección que iban a seguir, pues allá donde fuesen encontrarían lo que buscaban: la vida en plenitud.

amadis_de_gaula            Por cierto, y antes de entrar en las florestas caballerescas del Amadís de Gaula no estaría de más recordar la relación que existe entre la primitiva narrativa y el desarrollo de los mundos de fantasía que hoy tanto atraen a algunos jóvenes lectores. J.R.R. Tolkien y C.S. Lewis no crearon sus mundos maravillosos de la nada, ambos fueron prestigiosos investigadores de la literatura medieval, y en esa fuente bebieron las aguas de las que nacerían la Tierra Media y Narnia. También una de las más importantes autoras del género en la literatura española actual, Laura Gallego, se ha interesado por el mundo medieval de las caballerías. Así pues, aunque el mundo parece que ha cambiado tanto en los más de quinientos años de vida de Amadís de Gaula, quizá sea todavía muy pronto para entonar un elogio fúnebre.

           En el prólogo a su refundición y recreación del Amadís de Gaula, Garci Rodríguez de Montalvo manifiesta ciertas informaciones que han de resultar interesantes para comprender la trayectoria de esta obra:

1.-Existieron unos originales antiguos.
2.-Garci Rodríguez de Montalvo los corrigió.
3.-Además los enriqueció con ciertas glosas de carácter moral.
4.-Adaptó el original a su momento histórico.
5.-Eliminó episodios y amplificó otros.
6.-Redactó una continuación que no estaba en el original; esta coincide con el cuarto libro de Amadís de Gaula y Las sergas de Esplandián.
 

AMADIS_DE_GAULA_imágenes_1533            ¿Hacia qué momento puede situarse en la historia de la Literatura española el primitivo Amadís de Gaula?

            La costumbre y obligación por parte del caballero de escuchar hazañas guerreras como parte integrante de su formación queda patente en las Partidas de Alfonso X el Sabio (Partida II, Título XXI, Ley XX) en el siglo XIII. Este es uno de los motivos (entre otros, que llegan al placer de la ficción) de la pervivencia de los cantares de gesta, primero, de los romances y de los libros de aventuras caballerescas, después. Pero López de Ayala (1332-1407), autor de Rimado de palacio (entre 1378-1403), miembro de la nobleza castellana, caballero y diplomático, escribió:

“Plógome otrosí oír muchas vegadas
libros de devaneos, de mentiras probadas,
Amadís y Lanzarote, y burlas escantadas,
en que perdí mi tiempo a muy malas jornadas”.

            [Me gustó, además, escuchar en muchas ocasiones, libros de devaneos y mentiras reconocidas; de Amadís y de Lanzarote, y de burlas encantadas con los que perdí muchas horas].

            El dato resulta interesante, pues ya nos habla de un personaje llamado Amadís a finales del siglo XIV, un caballero, por otra parte, situado en la misma línea literaria que Lanzarote del Lago. Hay otras menciones a Amadís en diversas fuentes contemporáneas, no vamos a entrar en ellas, pues están recopiladas en los estudios que se mencionan en la bibliografía.

AMADIS_DE_GAULA_1533

            De la versión antigua de Amadís de Gaula se conservan unas pocas hojas copiadas hacia 1420 y guardadas en la Biblioteca Bancroft de la Universidad de California, Berkeley. En esta, tal y como se deduce por diferentes afirmaciones de lectores y oyentes de la época, Amadís moría a consecuencia de una justa mantenida contra su propio hijo Esplandián; al saber esto, Oriana se suicida. Final digno de una tragedia o de un texto folclórico en el que el mito no cierra los ojos ante la crueldad simbólica. Fernando Gómez Redondo en su artículo “La literatura caballeresca castellana medieval: el Amadís de Gaula primitivo” (en J.M. Lucía Megías 2008) esquematiza y hace comprensible el camino seguido por esta obra. A sus datos me ciño.

 Cabe situar el Amadís primitivo hacia las primeras décadas del siglo XIII. La obra sería la respuesta a la divulgación de los héroes bretones, especialmente de Lanzarote del Lago y Tristán de Leonís, en el mundo hispánico. No hay ningún ejemplar del Amadís de Gaula previo a la intervención de Garci Rodríguez de Montalvo salvo unas pocas hojas de 1420. Gómez Redondo habla de un primer Amadís de Gaula en dos libros. Este responde al espíritu de la época de Alfonso XI (1312-1350), el cual intentó dominar a una nobleza, cuyo poder era superior al del monarca. El segundo Amadís es del tiempo de los Trastámara (1369-1474), marcado por la oposición de la nobleza a la monarquía y la internacionalización del reino de Castilla. Esta segunda redacción constaría de tres libros que concluyen con la muerte del héroe y, por tanto, la desaparición de la vieja caballería a manos de Esplandián. Bien podría considerarse la segunda versión de la obra como una imagen de la situación de desorden político de la primera mitad del siglo XV; podría ser del tercer cuarto del siglo XV. Finalmente, la versión definitiva del Amadís de Gaula debida a Garci Rodríguez de Montalvo responde a los principios que regulan la monarquía de los Reyes Católicos y sus ideales caballerescos de cruzada, ejemplificados en la guerra contra el reino de Granada.

Armadura_Ecuestre_Arnés_de_K_D_Real_Armería_Patrimonio_Nacional

            Posiblemente Garci Rodríguez de Montalvo terminó su trabajo de refundición y creación hacia 1495 ó 1497; lo había comenzado antes del final de la guerra de Granada. La primera impresión de los Cuatro libros de Amadís de Gaula puede señalarse hacia 1496, aunque no hay ningún ejemplar conservado. En 1508 lo imprime el alemán Jorge Cocci en Zaragoza, de este hay un ejemplar que fue descubierto en 1872 y en la actualidad se encuentra en la British Library. De 1511 es una edición realizada en Sevilla por Jacobo Cromberger, mencionada en el Registro de Libros de Hernando Colón. La impresión romana de 1519 fue considerada durante mucho tiempo como la más antigua conservada hasta la aparición de la de 1508. A partir de esa fecha, el Amadís de Gaula se imprime en 1521, 1524, 1526, 1531, 1533, 1535, 1539, 1545, 1547, 1551, 1552, 1563, 1575, 1580 y 1586, cronología que bien a las claras muestra su vitalidad.

Anuncios

Acerca de lamansiondelgaviero

Escritor y amante de la literatura. Obras publicadas en kindle: "Realismo mágico y soledad, la narrativa de Haruki Murakami", "Castillos entre niebla", "Amadís de Gaula, adaptación", "El tiempo en el rostro, un libro de poesía", Álvaro Mutis, poesía y aventura"; y, mi última publicación: "Edición y estudio de Visto y Soñado de Luis Valera".
Esta entrada fue publicada en Libros de caballería y edad media y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Amadís de Gaula

  1. Pingback: Garci Rodríguez de Montalvo | La Mansión del Gaviero

  2. Pingback: Amadís de Gaula en la Ínsula de la Torre Bermeja | La Mansión del Gaviero

  3. Pingback: Amadís contra Arcaláus | La Mansión del Gaviero

  4. Pingback: AMADÍS DE GAULA DESDE LA ESTÉTICA DEL MANGA | La Mansión del Gaviero

  5. Pingback: Javânmard; una historia de caballeros persas | La Mansión del Gaviero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s