AMADÍS DE GAULA DESDE LA ESTÉTICA DEL MANGA

Amadis_de_Gaula_comicVamos a tratar de una aventura editorial del Amadís de Gaula, ahora en versión gráfica de Emma Ríos con guión de Ricardo Gómez, publicada por la editorial SM en el año 2009.

            No deja de ser interesante constatar que sea la editorial SM la que haya llevado a cabo el proyecto de recuperar uno de los clásicos de la literatura española. En la voluntad de esta editorial se encuentra el acercar la literatura clásica a los jóvenes, y esta es una buena prueba de ello, tal y como se indica en la contraportada de este cómic: “¿Sigues pensando que los clásicos son cosa del pasado? Amores furtivos, peligrosas aventuras, gigantes, magos, encantadores, un secreto que cambiará el destino de un reino. ¡Disfruta con Amadís de Gaula de una aventura fantástica llena de peripecias y amor”. La fecha de publicación de este tebeo también es interesante, pues nos ubica en el año 2009, el siguiente a que se conmemorase el quinto centenario de la obra de Garci Rodríguez de Montalvo, un eco, quizá, de todos aquellos actos que se celebraron en su homenaje. Hay un tercer aspecto, relacionado con los datos puramente bibliográficos de la obra: los dibujos se deben a Emma Ríos. El mundo de los libros de caballerías durante el siglo XVI fue un coto casi privado para autores masculinos, pese a la importancia que la mujer tiene como personaje en las aventuras caballerescas, pese a que una de las lectoras confesas de libros de caballerías fuese Teresa de Jesús. También en la actualidad son numerosas las investigadoras que dirigen importantes estudios sobre este género, unas de las primeras fueron Isabel de Riquer, Victoria Cirlot y Mª Carmen Marín Pina; hay escritoras contemporáneas (Rosa Montero con Historia del rey transparente o Laura Gallego con sus novelas de fantasía heroica) que también se han aproximado al mundo de las aventuras caballerescas. Es Emma Ríos la primera en recrear el argumento del Amadís de Gaula y en acertar plenamente con sus dibujos en la descripción de un mundo que, aunque lejano estéticamente a los intereses del lector contemporáneo, mantiene una esencia antigua expresada en un lenguaje que es nuevo, relativamente nuevo. Los moldes góticos con los cuales se imprimió por primera vez el Amadís de Gaula en Zaragoza, se han transformado en trazos, como tendremos oportunidad de comprobar más adelante, que corresponden a la estética del cómic manga.

            El mundo en el que se desarrolla el argumento de Amadís de Gaula es el de laAmadís_de_Gaulcomic2 aventura, caracterizado por unos paisajes que en algún momento pueden acercarse a los arquetipos del sueño (castillos apartados de todo camino, claustros abiertos como jardines de columnas que sirven para que los amantes puedan sentirse apartados de un mundo que les resulta ajeno) y unos personajes que son una expresión arquetípica totalmente necesaria en un mundo heroico que no admite los tonos grises, en el que todo ha de ser de un color puro, no caben los matices entre el negro y el blanco; o se es un héroe o un antagonista, la confrontación de las dos fuerzas que rigen el universo. Estos dos aspectos son las bases sobre las que se fundamenta el trabajo de Ricardo Gómez y Emma Ríos.

            Como no podría ser de otro modo, la historia comienza con una primera ilustración a página completa en la que desde la pluma de Garci Rodríguez de Montalvo va surgiendo un mundo, en un mapa que señala tanto el territorio de la aventura amadisiana como el camino recorrido por el primitivo manuscrito encontrado bajo una tumba de piedra en la lejana Constantinopla, llegado hasta la villa castellana de Medina del Campo, el lugar de Rodríguez de Montalvo. La voluntad de acercamiento al mundo ficticio se encuentra en una decoración que imita, sencilla pero eficazmente, las grecas con las que se enmarcan los textos manuscritos y en la parte superior izquierda un dragón que surge del océano para recordar que, al fin y al cabo, más allá de unos lugares ciertos (el mapa de Europa, Constantinopla o Medina del Campo) se alza un espacio de la maravilla en el que los héroes caballerescos van a encontrar su razón de existir.

            Los principales personajes del Amadís de Gaula se encuentran representados en esta narración gráfica. Aquí están los amores de Perión de Gaula y la princesa Elisena, hija del rey Garínter; unos amores que se desarrollan a escondidas de los principios sociales y que dan lugar al nacimiento de un hijo que no puede vivir salvo que Dios le otorgue la vida que su propia madre le niega al arrojarlo al mar en un arca. Pero el destino guarda un importante futuro para Amadís Sin Tiempo, hijo de Rey; por ello es recogido por Gandales cuya esposa criará a este Doncel del Mar junto a su propio hijo Gandalín. Así la vida de Amadís se desarrolla durante sus primeros años en las posesiones de Gandales hasta que llega a su castillo el rey Lisuarte y le ofrece a Amadís la posibilidad de ser criado en su corte para aprender los principios de la caballería. Amadís acepta. Mientras esto sucede, Perión de Gaula ha contraído matrimonio con Elisena, fruto del cual son Galaor y Melicia. El niño Galaor será raptado por el gigante Gandalás al cual le fue profetizado que un día, el hijo de Perión de Gaula le hará recuperar las islas que le fueron arrebatadas.

Amadís_de_Gaula_7            Cuando Amadís cuenta con doce años, hasta la corte de Lisuarte llega el rey Falangriz con su hija Oriana. De ella se enamora Amadís, motivo por el cual tempranamente el doncel pide ser nombrado caballero, para ganar honra y hacerse merecedor del amor de la princesa. Justamente por ese tiempo, Perión de Gaula se presenta ante Lisuarte, necesita ayuda para enfrentarse a Abiés de Irlanda; es el momento oportuno para Amadís. Gracias a la intervención de Oriana, Perión accede a nombrar caballero a su desconocido hijo. El momento de la investidura es crucial en la biografía de todo héroe caballeresco, pues marca el comienzo de la aventura. Amadís de Gaula comienza su errar por los caminos en diversos episodios reflejados en los dibujos de Emma Ríos: salva a Perión y a una doncella de Oriana; derrota al rey Abiés, recupera su pasado gracias al anillo y a la espada que le acompañaron en su exilio al mar cuando fue echado a las aguas al poco de nacer. Sus victorias le llevan a la culminación de sus amores con Oriana; esta engendrará a un niño, Esplandián, que será amamantado por una leona. Pero la vida de Amadís también conocerá momentos terribles, y el peor de ellos será cuando Oriana, llevada por los celos, le rechace como enamorado. Amadís se retira de la vida aventurera, se refugia en las montañas hasta que decide regresar como Beltenebros para enfrentarse al mayor peligro con el que se va a encontrar: el Endriago. Los autores consiguen captar perfectamente este argumento en las treinta páginas que desarrollan las aventuras mencionadas, aunque evidentemente no las cuentan en detalle sino que se plasman en los dibujos unas impresiones generales que transmiten lo que fue un grueso volumen en 1508.

            La técnica de Emma Ríos se basa en la estética del manga, un género de narración que “existe en su forma presente desde apenas cincuenta años, puede parecer a simple vista una forma de expresión artística relativamente nueva. Sin embargo, las raíces de este arte <contemporáneo> se remontan en realidad al siglo XIX” (Scott-Baron 2008). El origen de la palabra manga como “dibujos fantasiosos” se puede localizar en un pintor de Ukiyo-e, Hokusai, aunque su primera manifestación como narración visual-secuencial hay que situarla en la década de 1940 con Tezuka Osamu, creador del manga moderno con Astroboy. Desde su origen a la actualidad, la temática del manga ha alcanzado los diversos subgéneros narrativos a la vez que ha ido extendiéndose más allá de las fronteras japonesas para convertirse en todo un fenónemo estético y social en Occidente.

            Los tres elementos principales en la creación de un manga son el tema, el argumento y el desarrollo de un héroe. Este último es casi el más importante pues “un trabajo bien logrado está formado por encima de todo por un protagonista fuerte, que vive la historia intensamente. Incluso cuando los lectores se olviden de la historia, el carácter del personaje permanecerá en su mente” (Matsuoka 2006). En el tebeo Amadís de Gaula, el tema es la recuperación de un clásico de la literatura española; el argumento tiene gran importancia en la primera mitad, sin embargo el aspecto más a tener en cuenta es el de la descripción de los personajes, sobre todo en una serie de páginas dobles.

Anime_Warrior_by_QueenieChanHay una serie de personajes fundamentales en el mundo mítico de los libros de caballerías. En primer lugar, los héroes que en el Amadís, tal y como es interpretado por Emma Ríos, son dos: Amadís de Gaula y su hermano Galaor. Ambos son representados a la manera tradicional, como corresponde a la categorización del héroe épico en el manga. No hay, prácticamente, voluntad de arqueologismo por parte de la autora a la hora de recrear a estos personajes; prima el interés por plantear la idiosincrasia propia del héroe caballeresco: valor, fuerza, ternura cuando está cerca de la amada, y una expresión terrible cuando las circunstancias lo exigen. Quizá el momento más destacado de todo esto lo podamos encontrar en la representación de Amadís como Beltenebros. Se ha convertido en un bello tenebroso, sus ropas oscuras, la melena tapándole prácticamente el rostro. El enfrentamiento salvaje de Beltenebros contra el Endriago, es la única posibilidad gráfica de representar las emociones que Amadís siente en ese instante tan cercano a la muerte.

Amadís_de_Gaula_4Otro de los personajes que cabe destacar en la historia de Amadís es Oriana. En los libros de caballerías, un héroe sin una amada se convierte en una fuerza ciega sin un objetivo. La amada es la feminidad que origina el valor de las acciones del caballero, el cual existe en su errar continuo para lograr el momento de la culminación amorosa. En este sentido hay que destacar lo apropiado de la última viñeta elegida por Emma Ríos para la historia de Amadís de Gaula: la prueba del arco de los leales amadores. Así como a la hora de retratar al héroe, la dibujante utiliza los rasgos característicos del manga épico, para describir a Oriana, lo hace desde la feminidad. En la configuración de la pareja Amadís-Oriana se descubre la existencia de dos géneros del manga: el shojo (considerado como un manga destinado a lectoras), en el que predomina la expresión de los sentimiento románticos, y el shonen (para lectores masculinos) marcado por la acción. Más adelante haré referencia a los rasgos técnicos de uno y otro tal y como aparecen en Amadís de Gaula. Ahora es interesante constatar que los trazos con los que se diseña el personaje de Oriana corresponden plenamente con el papel que a la amada se adjudica en los libros de caballerías: dulzura, ensoñación, físico característico del ideal femenino renacentista (cabellos rubios, figura estilizada, equilibrio en la expresión de los sentimientos).

Amadís_de_Gaula_2            En el mundo caballeresco, por otra parte, las fuerzas mágicas alcanzan una expresión fundamental en la configuración heroica de la existencia. Este mundo de fantasía está representado por varios personajes en la obra de Emma Ríos. Ahí están: el lobo onírico que arranca dos corazones a Perión de Gaula, el gigante Gandalás, para el cual la autora escoge unos trazos cercanos a la expresión de los seres torturados del más allá que aparecen en el teatro clásico japonés (mirada perdida, melena blanca mecida por el viento) y el terrorífico Endriago, un monstruo con el cual tiene que enfrentarse Amadís. Además hay que destacar otros dos que se convierten en las fuerzas del destino caballeresco: Urganda la Desconocida y Arcaláus el Encantador. Para este segundo, Emma Ríos escoge unos rasgos en los cuales se fusiona la simbolización del mal (el color cálido y frío a la vez, una expresión torturada, un cuerpo y vestido cubiertos de signos) con una fuerza mágica que se expresa en la descripción de un gesto meditativo y en la pronunciación de una lengua innombrable con la que lleva a cabo sus hechizos; gráficamente esta fórmula de encantamiento es transcrita mediante unas letras o ideogramas imaginados con la mezcla de distintos alfabetos que el lector puede llegar a reconocer perfectamente. Urganda es la maga auxiliadora del héroe. Una de las habilidades que la identifica es su poder para cambiar de aspecto, es por ello por lo que a lo largo del texto aparece retratada de varias formas. En el primer momento es una jovencita verde que se le aparece a Gandales en el bosque. Ese color verde es la expresión de la Naturaleza, de la selva en la que habita. En la misma página, Urganda se transforma en una anciana, tal y como hace en el Amadís de Gaula de Garci Rodríguez de Montalvo. También será una doncella guerrera a la cual se reconoce en un permanente color esmeralda que en la viñeta final coincide con el del dragón que surgía del océano al comienzo de la aventura.

Amadís_de_Gaula_3            Uno de los mayores especialistas en el arte secuencial -que es otro de los nombres que se les da a los tebeos- es Scott McCloud. En su libro Hacer cómics. Secretos narrativos del cómic, el manga y la novela gráfica enumera una serie de características que se cumplen en la versión del Amadís de Gaula hecha por Emma Ríos; me ha parecido interesante recorrerlas y presentar aquí un resumen de ellas. Pueden servir de guía para aquel lector que quiera acercarse a la recreación de esta obra. Scott McCloud señala que los personajes del manga son icónicos, es decir, muestran sencillez y emotividad, tanto en sus figuras como en sus rasgos faciales lo cual persigue –y esto es una característica general del manga- una identificación del lector con el personaje. Por otra parte, la variedad de subgéneros narrativos que admite el manga es lo que hace posible que sus técnicas expresen cualquier tipo de historia, incluso una extraída de un mundo tan alejado al contemporáneo como es el de la fantasía medieval. Para conseguir una fuerte sensación de lugar, el dibujante manga tiene que cuidar al detalle la configuración del entorno en el que se mueven sus personajes. Hubo otro ilustrador de la fantasía medieval que consiguió plasmar en toda su plenitud el mundo de las aventuras caballerescas, este fue Harold Foster con su personaje El Príncipe Valiente; en su historia, Foster consigue una recreación arqueológica aparentemente real. No es este el efecto que persigue Emma Ríos; en sus dibujos lo que encontramos es una arquitectura (más que un diseño de decoración y elementos de interior) mediante la cual se provoca en el lector una serie de sensaciones, principalmente en la descripción de los palacios, de un gótico no muy identificable con la realidad, puesto que lo que interesa, como afirma McCloud, es la expresión de una intuición, en el Amadís de Gaula siempre cercana a lo onírico o al mundo de la fantasía que, al fin y al cabo, es el de las aventuras caballerescas.

Amadís_de_Gaula_6            En el manga son muy frecuentes, como en el Amadís de Gaula de Emma Ríos, las viñetas sin palabras en las cuales se expresa movimiento con encuadres que también transmiten percepciones subjetivas y sentimientos. Es muy característico de esto la secuencia en la que Gandalés rapta a Galaor. Esta técnica lleva a una mayor participación por parte del lector, el cual tiene que ensamblar las escenas para conseguir la información narrativa pertinente. Muchas de las técnicas van encaminadas a conseguir amplificar “la sensación de la participación del lector en el manga, una sensación de formar parte de la historia, en lugar de estar simplemente observando la historia desde lejos” (McCloud). Entre estas hay que destacar la del movimiento subjetivo, conseguido mediante un fondo con rayas que representa la velocidad del movimiento del personaje. Esas rayas, como lo que sucede en el cine cuando se quiere expresar la velocidad de la luz, transmiten la idea de que el receptor se mueve con el personaje. La técnica se utiliza principalmente en las escenas de acción que son muy frecuentes a lo largo de todo el Amadís de Gaula.

Amadís_de_Gaula_5            McCloud analiza, por otra parte, la diferencia genérica entre los mangas que, en un principio, iban destinados a lectoras (shojo) y los que se creaban para lectores (shonen). En el shojo predominan las emociones que pueden ser expresadas básicamente de dos formas: mediante las posiciones físicas de los personajes en relación unos con otros o mediante la plasmación de los sentimientos interiores en la representación de caras expresivas con las cuales se invita al receptor a participar en la vida interior del personaje. Estos rasgos se presentan, sobre todo en el dibujo de Oriana. En el shonen también se muestran las emociones desatadas mediante el lenguaje corporal, la utilización del movimiento subjetivo y los encuadres muy forzados que llegan a producir vértigo o lo que McCloud denomina “emoción visceral”.

Amadís_de_Gaula_8            En definitiva, todos estos rasgos son los que caracterizan la recuperación de esa obra clásica que es el Amadís de Gaula desde una estética contemporánea.

 Bibliografía.

Matsuoka, Hideki; Tatsuhiro Ozaki y Takehiko Matsumoto (Sociedad para el Estudio de las Técnicas del Manga) (2006); Cómo dibujar manga 1. Personajes. Barcelona. Norma.

McCloud, Scott (2008); Hacer cómics. Secretos narrativos del cómic, el manga y la novela gráfica. Bilbao. Astiberri.

Scott-Baron, Hayden (2008); Clipart manga. Madrid. Blume.

Anuncios

Acerca de lamansiondelgaviero

Escritor y amante de la literatura. Obras publicadas en kindle: "Realismo mágico y soledad, la narrativa de Haruki Murakami", "Castillos entre niebla", "Amadís de Gaula, adaptación", "El tiempo en el rostro, un libro de poesía", Álvaro Mutis, poesía y aventura"; y, mi última publicación: "Edición y estudio de Visto y Soñado de Luis Valera".
Esta entrada fue publicada en Libros de caballería y edad media y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s