La literatura como iluminación

HARUKI MURAKAMI

Por:  Antonio Joaquín González Gonzalo

Fotomontaje Fotografía de Per Folkver en Politiken.dk. Cerezos en flor de Hasegawa Kyuzo. Siglo XVI. Kyoto

Fotomontaje
Fotografía de Per Folkver en Politiken.dk.
Cerezos en flor de Hasegawa Kyuzo. Siglo XVI. Kyoto

La iluminación como sublimación de la realidad, bien espiritual o bien meramente intelectual, es una de las características de la religiosidad japonesa, por influencia del budismo, sobre todo de la rama zen, y también del shintoismo, cuya relación con la naturaleza implica la presencia del paisaje como escenario básico en la consecución de una mirada trascendental. Este sustrato cultural, que no exclusivamente religioso, marca muchos momentos de la literatura de Haruki Murakami.

Son muchas las ocasiones en las que este escritor japonés ha descrito con detalle el instante concreto en el que tomó la determinación de escribir. Con estas palabras concretas en su libro De qué hablo cuando hablo de correr: “fue aproximadamente a la una y media de la tarde del uno de abril de 1978. Ese día estaba solo en la grada exterior del estadio Jingu, viendo el partido de béisbol mientras tomaba una cerveza”. Todo es sosiego, expresión de la quietud interna de aquel que está contemplando, “miraba tranquilamente el partido tumbado en la hierba, dando sorbos a mi cerveza fría y alzando de vez en cuando la mirada para contemplar el cielo”. Y, desde el recuerdo, pues De qué hablo cuando hablo de correr es un texto escrito entre 2005 y 2006, llegan los detalles más nimios: “el agudo sonido del bate impactando de lleno en aquella bola rápida resonó en todo el estadio” y desde este sonido, este sentimiento y una acendrada sensorialidad, llega la experiencia culminante: “en ese preciso instante me dije: <ya está, voy a probar a escribir una novela>. Todavía recuerdo con nitidez el cielo completamente despejado, el tacto de la hierba fresca que acababa de reverdecer y el agradable sonido del bate. En ese momento, algo cayó suave y silenciosamente desde el cielo y yo, sin duda, lo recibí” (p. 45).BeísbolY aquí está el principio, mitologizado, de la narrativa de Haruki Murakami.

El concepto de iluminación está presente en otros muchos momentos de su literatura. Al fin y al cabo, sus obras son una indagación en lo más profundo para alcanzar la esencia de lo humano más allá de un vacío doloroso de soledad. Posiblemente, la novela en la que este proceso se hace más evidente sea Crónica del pájaro que da cuerda al mundo; aunque ya se pone de manifiesto en su segunda novela Pinball, 1973, obra en la que podemos leer la descripción de una experiencia maravillosa durante una partida en pinball, culminada, después de unos años de insensibilidad, con una misteriosa visita a un antiguo matadero de pollos aparentemente abandonado en el que setenta máquinas de billar suenan al unísono.

En casi todos los casos, los procesos iluminativos en la novelas de Haruki Murakami no conducen al resplandor que explica el universo, sino al descubrimiento de la tristeza. El ejemplo más evidente está en el teniente Mamiya de Crónica del pájaro que da cuerda al mundo. Y en esta misma, el proceso sufrido por el veterinario del zoo del Hsin-Ching, otra de esas descripciones espeluznantes tan abundantes en la narrativa del realismo mágico, cuando un soldado chino es asesinado: “El teniente le hizo al soldado un signo afirmativo. Éste echó el bate hacia atrás, respiró hondo y golpeó con todas sus fuerzas la base del cráneo del chino. Fue un golpe sorprendente, magnífico. Su cintura rotó tal como le había enseñado el teniente, con el grueso extremo del bate golpeó el cráneo directamente detrás de las orejas”. Esta experiencia cambia la visión que del mundo tiene el personaje que mira un paisaje de crueldad en el que el pájaro que da cuerda le anuncia lo terrible del futuro.

Afortunadamente, la iluminación que hizo de Haruki Murakami el escritor que hoy es fue radicalmente diferente.Murakami

Anuncios

Acerca de lamansiondelgaviero

Escritor y amante de la literatura. Obras publicadas en kindle: "Realismo mágico y soledad, la narrativa de Haruki Murakami", "Castillos entre niebla", "Amadís de Gaula, adaptación", "El tiempo en el rostro, un libro de poesía", Álvaro Mutis, poesía y aventura"; y, mi última publicación: "Edición y estudio de Visto y Soñado de Luis Valera".
Esta entrada fue publicada en Haruki Murakami y Literatura Japonesa y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s